Otra curiosidad escrita…

Lo que nos espera después de la muerte es un gran misterio. Curiosamente tres sujetos, que más dará el sexo, murieron el mismo día y en el mismo instante. Todo muy exacto ¿verdad? Pero la exactitud no existe. Los tres tenían que decidir cuál fue el primero en morir para así conducirles en orden vete a saber a dónde, no puedo llegar a tanto, lo siento. Para ello comenzaron a contar sus sucesos. El primer esqueleto dijo: en verdad no puedo quejarme de la vida que he llevado, he conseguido todo lo que me he propuesto. Una casa enorme a las afueras, tres hijos, una pareja maravillosa y un trabajo espectacular que nos proporcionaba una gran cantidad de dinero ¿Qué más puede pedir uno? Pero un día, el día de mi cumpleaños exactamente, al poco de tomar la tarta que con mucho amor me hizo mi pareja fallecí, lo último que recuerdo es que el sol ya se había escondido de mi. El segundo esqueleto dijo: yo no he tenido una vida tan lujosa como la tuya, pero tampoco me puedo quejar. Me he casado, he tenido hijos, he vivido en una casa decente y mi trabajo no es que fuese de lo mejorcito pero nos daba lo suficiente para poder vivir sin preocupaciones. Da la casualidad que yo también fallecí en mi cumpleaños y al poco de comer la tarta, cuando el sol ya se había escondido de mi. El último esqueleto dijo: yo también he llegado a casarme, tener hijos, una casa y un trabajo, si me preguntas si era eso lo que quería en mi vida os diré que no. Mi sueño siempre ha sido ser escritor, escribir era lo único que le daba sentido a mi vida. Tuve que dejarlo, mi pareja no me apoyaba en ello, me decía que eso era una perdida de tiempo, que sólo triunfan uno de cada mil y ser escritor era sinónimo de pasar hambre. Para no discutir más tuve que trabajar en el primer empleo que me salió, ni siquiera era uno relacionado con mi carrera. Compramos una casa que apenas me gustaba todo para que se callara esa voz que nunca paraba. Tuvimos hijos cuando quiso, me amenazaba con abandonarme si no se los daba. Al final conseguí la vida que mi acompañante quiso y fallecí el día de mi cumpleaños, al poco de probar la tarta, cuando el sol ya se había escondido de mi. Está claro quién murió antes ¿Verdad?

skeletons-1617539_960_720

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s