Capítulo 4

Los dos hermanos estaban enfrente de un edificio de nueva construcción. Esa edificación estaba hecha desde el 2012, ese mismo año la constructora quebró y se paralizó. En 2017 un banco compró las viviendas para venderlas a un precio mucho más reducido de lo que iban a costar desde un principio. Al tener un costo tan bajo muchos de los compradores aprovecharon la oportunidad para hacer futuros negocios, unos las venderían posteriormente con un precio más elevado cuando la burbuja inmobiliaria volviese a alzarse y otros las utilizarían como alquiler. Allí vivía el famoso Youtuber, en la última planta.

El Youtuber se llamaba Jorge, aunque sus siete millones de subscriptores lo conocían como Georgy. Su canal era reconocido como La odisea de Georgy. Cuando tocaron a su puerta nadie respondió, volvieron a realizar el intento y nada. Leandro ya le había informado con anterioridad de su llegada, aún así no hubo respuesta alguna ni siquiera con una llamada telefónica ni con sus redes sociales. Tantos medios de comunicación para estar incomunicados. La incertidumbre se apoderó en ellos, las posibilidades se habían acabado y solo quedaba el retroceso. Nathan resaltó por su actitud pasiva ante los hechos, su hermano se lo recriminó, sin embargo esa apatía atesoraba un furor imperceptible. La rabia no tiene porque estar unida al movimiento, es mucho más peligrosa en su estado espiritual. De pronto se escuchó una voz agitada que se acercaba cada vez más a la entrada. Los hermanos se echaron hacia atrás por aquel desatinado sonido. El grito de guerra llegó a la puerta y la abertura se abrió con violencia exhibiendo a un chico enojado que sostenía un bate de béisbol. El ogro casi provocó una retirada de los invitados, pero su intimidación se fulminó al exhibir sus piernas desnudas. Llevaba puesta una camiseta y unos calzoncillos a juego, demasiados juveniles para su edad. Era de constitución rechoncha y de altura escaseaba. Estaba más pálido que el pelaje de un oso polar y los copos de nieve que caían de su cabellera facilitaban su apariencia albina. Te hacía dudar de la finalidad de su prominente barba, si era por gusto o por pereza. En seguida reconoció a Leandro, bajó el arma y miró hacia los lados del pasillo con intención de descubrir a algún infractor. Lo siento chavales, pensaba que erais algunos de esos fans o haters graciosos que roban mis felpudos, nunca entenderé porque, para restregarse sus miembros con ellos, es que no lo entiendo, ya me han robado siete, hoy ha sido el séptimo-se excusó Jorge por la chocante presentación. Sus miembros-soltó Leandro con un exagerado retintín en su entonación. Pene, verga, falo, polla…-siguió Jorge como si se tratase de una enumeración. Los vídeos me están afectando hasta en mi vocabulario cotidiano.

A continuación entraron en su morada, un lugar donde el orden nunca había sido hospedado. La selva amazónica mantenía una sistematización más racional a comparación de esos ochenta metros cuadrados. La amenazante naturaleza de aquellos parajes te mantenía al acecho constantemente. El desconocimiento unido a la intimidación se encontraban a cada paso que se realizaba, si alguna Alicia se llevará a la boca algún producto de los que se avistaban seguro que moriría. Después de atravesar el peligro entraron en una apretada habitación custodiada por una gigantesca computadora.

El ser humano es el único que puede convertir lo agradable en desagradable. Los comensales tuvieron que ingeniárselas para poder acomodarse en el cuchitril. No le hicieron ninguna pregunta sobre su peculiar estilo de vida, sabían perfectamente que con el dinero que ganaba podía tener una vivienda mucho más amplia y con mayores comodidades. Intuían que aquel personaje vivía de esa manera por gusto propio y aunque le regalasen un palacio no tardaría en convertirlo en otro cubículo. Nadie podría reprochárselo porque sobre gustos no hay nada escrito. Leandro expuso la tentativa de crear un canal de Youtube con su hermano, pedían consejo a Jorge para poder empezar esta arriesgada empresa. Actualmente podías encontrar multitud de canales de diferentes temáticas, eso conllevaba a la dificultad de creación de nuevo contenido y a limitar a las nuevas corporaciones a formar parte del gremio. Ese cúmulo de vídeos provocaban en los nuevos integrantes el desconocimiento de una temática distinta en el mundo de Youtube. Ambicionaban con algo que pudiese crear audiencia de manera apresurada. Si esperáis un crecimiento enorme y rápido de subscriptores y visualizaciones en vuestro canal no vale la pena que seáis Yotubers, nunca sabréis como reaccionará la gente al ver vuestro contenido-recriminó Jorge al percatarse de las intenciones de sus invitados. Es peligroso tener esas nociones porque puede que el resultado no sea el que estiméis y eso conllevaría al abandono del canal. Os aseguro que no seriáis los primeros ni los últimos que debido a esos motivos abandonan este mundillo.

El ofrecimiento de una nueva temática era una cuestión complicada en estos tiempos porque todo ya estaba visto. Las ovejas siempre siguen al pastor, por ello había que ser una oveja descarrilada, es decir, enfocar una temática existente de modo diferente. Una idea surgió en la mente de Jorge ante el duro reto que se les acontecía. Consistía en la participación en varios vídeos de su propia cosecha con intención de otorgarles una oportunidad propagandística para el futuro canal de los hermanos. Una buena estrategia para atraer a la audiencia y claro está que las ganancias que se obtendrían por esos vídeos se racionarían.

Ahora se añadiría otro problema a la resolución, tenían que discurrir en el nuevo contenido del vídeo donde realizarían su primera aparición. ¿Qué hacer? ¿cómo empezar? incógnitas que originan una dificultad cognitiva en el arranque de cualquier proyecto. Una vez que las primeras piedras han sido levantadas el muro se construye solo. ¿Habéis visto las noticias?-preguntó Jorge con tentativa en su interrogante.

Al observar la negativa de los novatos les informó del cadáver descuartizado encontrado en el pantano del pueblo. Un sentimiento de aflicción afloró entre los asistentes. El descubrimiento de un cadáver en tú mismo municipio implicaba el alzamiento de las sombras sobre el vecindario, tinieblas que estarían al acecho para convertirte en su próxima víctima. Aunque te refugies en tu hogar la inseguridad ha penetrado sin ser invitada porque tu subconsciente sabe que la oscuridad accede sin ser vista. Jorge sugirió realizar una visita nocturna al lugar del incidente. ¿No crees que la audiencia se nos abalanzaría? mira las consecuencias que tuvo ese Youtuber que mostró un muerto en su canal-dudó Nathan sobre la propuesta. ¿Qué le paso?-soltó Leandro con sarcasmo. Es cierto que hay que tener mucho ojo con tropezar con el término ese tan de moda de lo políticamente correcto-sugirió Jorge. Ese Youtuber tenía millones de subscriptores, por ese motivo podía cagarla, pero vosotros que empezáis no podéis disfrutar de ese privilegio. De todos modos nosotros no vamos a enseñar un cadáver, sino el lugar de los hechos, además podemos decir al público que las ganancias del vídeo serán destinadas para la familia del difunto, porque supongo que tendrá.

Leandro y Jorge compartieron una sonrisa hábil ante aquella maniobra, en cambio Nathan no estaba convencido de la voluntad del experto. En verdad lo políticamente correcto es una farsa, es una excusa que tienen aquellos seres de moral superior para sentirse exculpados por las horrendas tentativas que el mundo no les deja practicar-soltó Jorge al ver la expresión dubitativa de Nathan. ¿Quién es el ser superior a una deidad que puede establecer el sentido de lo que es correcto o incorrecto?-siguió Leandro para reforzar las palabras de su amigo. Por culpa de esos seres que se creen moralistas se le han impuesto barreras al humor, ¡al humor! ya no puedes hacer ninguna parodia que haga referencia al público femenino, haz alguna caricatura sobre ellas y en cuestión de segundos se te lanzan como lobas, también pasa lo mismo con los chistes dirigidos a otras etnias o a los transexuales, no puedes tocar a toda esa comunidad, pero en cambio si se puede bromear con sus opuestos, entonces ¿dónde esta la igualdad?, así no se puede normalizar nada porque quién se ofende por esos motivos ya se está diferenciando con respecto al resto. La gente ya se ofende por todo, estamos creando una sociedad de personas irracionalmente débiles.

Se percibía un aroma engorroso por toda la habitación, Nathan nunca había oído hablar de esa manera a su hermano, si en esos momentos estuviese en una sala completamente acompañado por el vacío y esa voz apareciese para interrumpir el sosiego no la reconocería. El tono de los vocablos comunicaban otra información que no se podía distinguir en el sentido de lo literal, sus sentimientos más íntimos estaban cohibidos y aquella situación provocó una subversión de lo oprimido. Cualquier persona es libre de hacer lo que quiera, siempre y cuando no atente contra el derecho humano del otro-interfirió Nathan con intención de amansar a las fieras. El problema del humor no reside en las quejas sociales, es cierto que muchos colectivos aprovechan la mínima oportunidad para abalanzarse sobre cualquier comentario o acción que según ellos no ven correctos, ya que en esas circunstancias el negocio y el interés están vinculados con esas protestas, pero eso es otro tema, lo que ocurre es que ese tipo de humor es utilizado en muchas ocasiones para hacer daño, no para hacer gracia, son fines muy diferentes, es decir, la dificultad reside en esas personas que utilizan ese humor como arma y la única manera de evitar una guerra es no facilitar las herramientas necesarias para establecer el conflicto. Afirmo que hay que reírse de uno mismo y eso te normaliza, pero no debes dar más recursos a los pistoleros porque seguirán delinquiendo. Cuando tienes millones de desconocidos contemplándote es imposible reconocer a los bandidos y el hecho de estar oculto bajo la máscara que te proporciona una pantalla no facilita el tanteo.

No esperaba que le diesen la razón porque nadie posee la verdad absoluta, no obstante aguardaba un mutuo acuerdo de opiniones. Por lo visto cada uno tiene diferentes criterios al respecto, lo que tengo muy claro es que el asesino siempre se las ingeniará para cometer su crimen y la censura actúa como la voz de ese colectivo aunque se piense lo contrario, todo individuo debe proceder como lo exige una mayoría, aunque la ejecución sobrepase lo absurdo-afirmó Leandro sin admitir ningún tipo de reflexión sobre las palabras de su hermano.

Nathan era consciente de que el tema principal de la conversación se estaba desviando, por ello aceptó el contenido del primer vídeo para acabar con el inagotable conflicto. De repente comenzó a sonar por toda la habitación el ruego de una suma considerable de whatsapp procedentes del móvil de Leandro. El lloro del eco sobresaltó a todos los sujetos. En cuanto leyó los mensajes informó al Youtuber de las nuevas incorporaciones que fueron acogidas sin ningún tipo de reproche. Pactaron la quedada a las once de la noche bajo el portal del edificio de Jorge, allí les recogería con su furgón. Tenemos que volver a sacar a Emmy del sótano-informó Leandro a su hermano una vez fuera del piso.